martes, 18 de octubre de 2011

La tienda de Carmiña.

Foto: Rafa/Museo de Pontevedra. Antonio y Carmiña en su tienda de la calle Herreros.
Loly la hija de Carmiña y Antonio, y Pepe, el yerno,
cuando la tienda se convirtió en el Bar "Los Tonios".

Cuando existían los barrios como tal y se hacía practicamente la vida en la calle, los tenderos formaban parte de lo nuestro, eran negocios familiares donde “fiaban” y “anotaban”. En la Pontevedra de hace 50 años, cuando apenas existían los supermercados, como los conocemos hoy en día, estas tiendas “abastecían” al barrio. Los tenderos eran gentes entrañables y conocidas, y cuando nuestros padres nos mandaban a algún recado casi siempre les decías: “dice mi madre que se lo apuntes” y allí lo anotaban sin ningún problema en aquella libreta donde estaba casi todo el barrio. La tienda de Carmiña, que atendía junto a su marido Antonio, y sus hijos, Loly, Rosi, Toño y las gemelas, Flor y María del Carmen, estaba en la calle de los Herreros con fachada a la calle Concepción Arenal, al lado de otro bar emblemático como era (y es) el Nacional, siempre tan concurrido debido a la parada de buses hacia al Salnés que allí había, y enfrente, estaba la imprenta de Ramiro, donde un servidor a mediados de los ochenta trabajaba junto a Carragal, Nardo y Ramiro Paz Veloso, el que fuera socio número uno del Pontevedra y que nos dejó hace poco. Años después la tienda se convertiría en Bar "Los Tonios" y allí tomaba yo todos los días el café de las tres y media junto a Loly y Pepe, que eran la hija y el yerno de Carmiña, antes de entrar en el "curro". En esa época también montaron enfrente de la Discoteca Gólope la Hamburguesería "El Tubo" donde era mi parada obligatoria al salir de trabajar. Antonio, desgraciadamente, hace mucho que nos dejó pero Carmiña ahí sigue al pié del cañon y en su nueva faceta de "escritora", hoy 18 de octubre está de cumpleaños y sólo nos queda desearte que cumplas muchos más. Felicidades por esos 77 Carmiña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario