sábado, 1 de octubre de 2011

La Glorieta de Compostela

Tal y como estaba hace 50 años (hoy está ahí la famosa fuente de los niños), al fondo, haciendo esquina con las calles Sagasta y Joaquín Costa, el edificio de muebles Míguez, enfrente (ya en Fray Juan Martín de Navarrete), el edificio más alto, la "casa rosada" donde vivían los Corcoba, que le teníamos miedo la chavalada de Pontevedra, erán tantos hermanos que "sembraban el pánico" por generaciones. Recuerdo cuando era niño, allá por los sesenta, estar en la sala de futbolines que había en el casco histórico, "El Submarino" en la calle Isabel II, y cuando alguien decía: "que vienen los Corcoba" se quedaba el local vacio. Al lado, de la casa rosada, estaría después el Sanatorio Domínguez, junto a ésta, el edificio de los Corrales, que aún existe en la actualidad, después los coloniales de Toribio Prieto y años después edificarían un poco más adelante el Cine Gónviz. A la salida de las películas, nos acercábamos hasta la Pastelería Perú para tomarnos "algo" o hasta el Bar "Acapulco" que estaban en la misma acera.
En la imagen vemos una bonita fotografía con ningún tráfico, y los pocos vehículos de la época que había, los Seat "600", "Gordinis" y aquellas motocicletas "velósoles" que tenían un motor con una marcha delante del manillar. En primer plano el niño, cartera del colegio en mano, y disfrutando de los tebeos del quiosco de Suso, detrás, tapado, estaba "El Portugués" donde alquilaban y arreglaban bicicletas y el zapatero. Aunque no salen en la imagen, estaban "Mardy" que venía de la calle Andrés Muruáis y el famoso bar "Garba".
























Sobre estas lineas, una concentración de "Vespaclub" en la calle, capitaneados por el motorista muncipal Cláudio Sánchez.

2 comentarios:

  1. Madre mía, cómo ha cambiado esa zona, irreconocible

    ResponderEliminar
  2. Delante del bar de La Cubana y el taller de carrocerias de Aurelio Freijeiro

    ResponderEliminar