jueves, 20 de abril de 2017

"Construyéndose el Hai que Roelo"



Serie de imagenes cedidas por Angel Agrasar de la historia del Pontevedra Club de Fútbol cuando aún se estaba "construyendo" una de las etapas más bonitas del libro de oro granate: el "Hai que Roelo". Arriba, el año 1957 un amistoso contra el Chacaritas en el campo de Pasarón, el marcador estaba en la esquina actual de Norte con Preferencia. En la publicidad: Imprenta Litoral, Firestone, Almacenes Olmedo, Chocolates Cancela. En el campo, en el centro, Ángel Agrasar con el Delegado de campo va a saludar.

A la izquierda de estas líneas, año 1957. Visita de cortesía, Miguel Otero, Angel Agrasar (presidente), Prudencio Landín Carrasco (Gobernador Civil), Lorma, Victor Cervera Mercadillo y Almuiña (directivos).
En la fotografía de abajo, año 1960. Recepción en el Gobierno Civil de Pontevedra, también está el presidente de la Diputación. Sacarrera, Lorma, Mercadillo, Landín Carrasco (Diputación), Miguel Otero, Rafael Fernandez Martínez (Gobernador Civil de Pontevedra), Almunia, Angel Agrasar (Presidente del Pontevedra), Sprinter (periodista), Rogelio Acuña, (desconocido), Emilio de la Torre (periodista) y otro.






















En la fotografía de abajo: Presentación entrenamientos temporada 1958 del entrenador Deva a los jugadores. Angel Agrasar (Presidente) con Deva (entrenador). Se ven de frente Tito Estevez (portero), Couselo (fue alcalde de Poio), Chacón, Julio Casal, (desconocido), Kaki y Segundo (portero). La Grada que se ve corresponde a la actual tribuna, tenía cinco filas de madera, y un anuncio en la bisera; "Confia tus economias a la Caja de Ahorros de Pontevedra".




















A la izquierda, Presentación del Entrenador Cuqui Bienzobas (con el se logró el ascenso a Segundaª División). Se ven en la foto el lado de los directivos asistentes y al fondo la actual grada Norte. Pechecho, Pirelo (entrenador en 1957), Rogelio Acuña, Miguel Otero, (─), (─), Cid, y a la derecha Angel Agrasar (Presidente). En el centro, el histórico entrenador del Pontevedra, Cuqui Bienzobas.

Por último en la fotografía de abajo la visita que se realizó al Club en 1957: Vemos a Miguel Otero, Lorma, Victor Cervera Mercadillo, Prudencio Landín Carrasco (Gobernador Civil de Pontevedra), Angel Agrasar (Presidente del Pontevedra), y Almuiña (directivos)


jueves, 13 de abril de 2017

A miña Biblioteca

O edificio rematouse en 1910 (imaxes: Arquivo Histórico Provincial)
























Sen o edificio que afea o seu entorno
Construída a finais do século XIX e rematado en 1910, a que fora Casa dos Fonseca, na miña nenez a Biblioteca Pública Municipal, hoxe, convertida no Arquivo Histórico Provincial, estaba a caron das silveiras que había na rúa Paseo de Colón por onde pasaba o tren, ao lado da chatarrería de Rivas, unha rúa que por aquel entón estaba sen asfaltar e practicamente intransitable polo barro e os charcos que no inverno se formaban. A escasos metros do enreixado que daba entrada ao histórico edificio, coas súas oito columnas, palmeiras e famosas esfinges, estaban as vías do ferrocarril a Santiago, que se perdia polo pequeno tunel que había, e aínda hai, debaixo da Ponte da Barca. A Biblioteca era como a miña segunda casa, cando chegaba do colexio a Academia Cervantes sobre as cinco a miña avoa tíñame preparado un de aqueles bocadillos que se facían coa nata do leite que se formaba cando se hervia e que se gardaba nunha cunca na neveira. Esto era unha estampa típica de moitas casas naqueles anos, o cazo na porta para que logo pasase a leiteira e enchelo. Unha vez que daba boa conta do bocadillo mentres vía o programa infantil de Televisión Española "A Casa do Reloxo" ía todas as tardes á miña Biblioteca. Ahi foi onde descubrín aos dous galos máis famosos do cómic, a Tintin e a Spirou e Fantasio. Cantas tardes paseime lendo as aventuras de Asteríx e Obelix e cantas carcaxadass soltaba un servidor soliño, ata tiña que vir o conserxe para chamarme a atención. Recoñezo que de cando en vez se me escapaba a vista cara a aquelas publicacións en francés que traían publicidades de mulleres coa parte de arriba espida, pero mais que nada, por elevar o meu nivel do idioma e facer a miña profesora "La Madame" que se sentira orgullosa. Por algún arquivo debe andar anotado o meu nome e apelidos como socio número un infantil e que me custaba seis pesetas ao ano. Recordo que en abril pola "Feira do Libro", todos os anos, a señora que estaba encargada de dita seccion sempre me regalaba envolvido en papel de agasallo un lote de libros. Hoxe na miña casa está a colección enteira de contos dos persoaxes Asterix e Obelix, que é de lectura obrigada moitas veces, e que descubrin nun edificio do Paseo de Colón, a miña Biblioteca.



viernes, 7 de abril de 2017

El libro de Remigio Nieto

Portada del libro de Remigio Nieto
Un gran vilalongués, y a la vez fanático de nuestra querida Pontevedra, José Luis Estévez, me ha hecho retrotraerme a la Pontevedra de mi adolescencia, la de mediados de los setenta, y todo gracias a un libro que me ha cedido y no veía desde hacía mucho tiempo: la Pontevedra Monumental de Remigio Nieto. Y es que la impresionante guía que para la época editó este último con la ayuda comercial de los empresarios de la calle Manuel Quiroga me hace revivir otra vez el olor a tinta y papel cuando el libro se imprimió en los talleres de Cortegoso, la desaparecida Artes Gráficas Pontevedra.

Había dejado el colegio obligatorio en 1975, mi estancia en la Academia de Don Manolo, Cervantes, donde todos los de mi generacion estudiábamos la EGB, se terminó un mes de junio del año que murío Franco. Pasado el verano comenzaba una nueva rutina como la de aprender a escribir a máquina, imprescindible en aquélla época para cualquier trabajo. Durante unos meses asistía, ─como creo que media Pontevedra─ a las clases intensivas de la Academia Enot en Pardo Bazán para intentar convertirme en un auténtico contable estudiando "Cálculo Comercial, Contabilidad y Máquina de Escribir". Los dos primeros temas se me daban bastante mal pero era un todo un crack en lo de aporrear  aquellas viejas máquinas Olivetti que eran de auténtico hierro puro y que más parecía que te estabas preparando para un combate de boxeo que para la vida del oficinista.

Todo lo que había aprendido en la Academia Enot me sirvió para entrar de "pasante" en el despacho del Procurador Don Enrique Hernández Iglesias cuya oficina estaba en un primer piso de la calle Michelena. Ahí fue donde conocí a a José Cortegoso Varela un ex-empleado del Diario de Pontevedra y cuyo litigio llevaba Don Enrique. Mis meses como ayudante del Procurador acabarían pronto y un 2 de noviembre de 1976 comenzaba como aprendiz en el taller tipográfico de Cortegoso, Artes Gráficas Pontevedra que estaba en la Avenida de Circunvalación hoy Rúa Otero Pedraio.  Alli pase mis primeros meses intentando mantener limpio el taller y limpiando los tinteros de las máquinas, muchos tinteros a todas horas con el hándicap que entonces se limpiaban con petroleo y al final del día acababas tan cocido como si estuvieras de borrachera toda la jornada.

Izq. José Cortegoso. Derecha, Cuco, Cortegoso y el cuñado de éste Bernal (agach.)
Eran buenos tiempos para las imprentas, estábamos en plena transición en España y había trabajo, mucho trabajo, para las Artes Gráficas. Ahí en ese taller situado en un bajo de lo que hoy es Otero Pedraio estábamos además de Cortegoso, Ana, la secretaria, un servidor, Santiaguito Lorenzo, que luego se establecería por su cuenta como Gráficas Lorenzo, Emilio Arán "Cuco", Suso Gómez que trabajaba en el Diario por las noches y estaba todo la tarde con nosotros, Buceta, que era el cuñado de Cortegoso, José Antonio Lebón "el mudo" y "El Batas" del que nunca supe su nombre y le llamábamos así porque todos usábamos "mono" de trabajo y él no. Como dije antes había mucho trabajo y por el taller pasaba casi toda la papelería comercial y publicitaria de Pontevedra.

Suso Gómez delante de la grapadora de la imprenta
Uno de los primeros libros que se imprimieron alli fue el de Remigio Nieto, una guia comercial sobre la ciudad de Pontevedra, patrocinado por los comerciantes de la Calle Manuel Quiroga y con unos impresionantes dibujos del autor sobre el casco histórico de nuestra ciudad. El libro/guía, hoy, es una auténtica joya ya que te permite, además de deleitarnos con sus maravillosos dibujos a plumilla, hacer un recorrido por la vida social y comercial de la Pontevedra de la década de los setenta.

Cortegoso ya hace un par de años que nos dejó y su taller que pudo haber sido uno de los referentes en el ramo de las Artes Gráficas de Pontevedra por diversas circunstancias que no vienen al caso se quedo en uno más de remendería como los muchos que había y hubo en esta ciudad. Grandes profesionales pasaron por allí y lo que pudo haber sido al final no se cumplió pero para un servidor siempre estarán en mis recuerdos los inicios un 2 de noviembre de 1976 en mi profesion en Artes Gráficas Pontevedra.

PINCHA EN EL ENLACE PARA VER EL LIBRO.



lunes, 3 de abril de 2017

Pontevedra es una bella y recoleta ciudad...



"Pontevedra es una bella y recoleta ciudad salpicada de rincones en los que el viajero gusta de detenerse..." Es lo que nos contaba el narrador para el NODO de 1971 y que se emitia en todas las salas cinematográficas de España como previo a la película. En el monográfico de unos 10 minutos de duración se hace un recorrido por la Ría de Pontevedra y podemos deleitarnos con imagenes, además de nuestra ciudad, de Sanxenxo, O Grove, Marín y Combarro.