viernes, 7 de abril de 2017

El libro de Remigio Nieto

Portada del libro de Remigio Nieto
Un gran vilalongués, y a la vez fanático de nuestra querida Pontevedra, José Luis Estévez, me ha hecho retrotraerme a la Pontevedra de mi adolescencia, la de mediados de los setenta, y todo gracias a un libro que me ha cedido y no veía desde hacía mucho tiempo: la Pontevedra Monumental de Remigio Nieto. Y es que la impresionante guía que para la época editó este último con la ayuda comercial de los empresarios de la calle Manuel Quiroga me hace revivir otra vez el olor a tinta y papel cuando el libro se imprimió en los talleres de Cortegoso, la desaparecida Artes Gráficas Pontevedra.

Había dejado el colegio obligatorio en 1975, mi estancia en la Academia de Don Manolo, Cervantes, donde todos los de mi generacion estudiábamos la EGB, se terminó un mes de junio del año que murío Franco. Pasado el verano comenzaba una nueva rutina como la de aprender a escribir a máquina, imprescindible en aquélla época para cualquier trabajo. Durante unos meses asistía, ─como creo que media Pontevedra─ a las clases intensivas de la Academia Enot en Pardo Bazán para intentar convertirme en un auténtico contable estudiando "Cálculo Comercial, Contabilidad y Máquina de Escribir". Los dos primeros temas se me daban bastante mal pero era un todo un crack en lo de aporrear  aquellas viejas máquinas Olivetti que eran de auténtico hierro puro y que más parecía que te estabas preparando para un combate de boxeo que para la vida del oficinista.

Todo lo que había aprendido en la Academia Enot me sirvió para entrar de "pasante" en el despacho del Procurador Don Enrique Hernández Iglesias cuya oficina estaba en un primer piso de la calle Michelena. Ahí fue donde conocí a a José Cortegoso Varela un ex-empleado del Diario de Pontevedra y cuyo litigio llevaba Don Enrique. Mis meses como ayudante del Procurador acabarían pronto y un 2 de noviembre de 1976 comenzaba como aprendiz en el taller tipográfico de Cortegoso, Artes Gráficas Pontevedra que estaba en la Avenida de Circunvalación hoy Rúa Otero Pedraio.  Alli pase mis primeros meses intentando mantener limpio el taller y limpiando los tinteros de las máquinas, muchos tinteros a todas horas con el hándicap que entonces se limpiaban con petroleo y al final del día acababas tan cocido como si estuvieras de borrachera toda la jornada.

Izq. José Cortegoso. Derecha, Cuco, Cortegoso y el cuñado de éste Bernal (agach.)
Eran buenos tiempos para las imprentas, estábamos en plena transición en España y había trabajo, mucho trabajo, para las Artes Gráficas. Ahí en ese taller situado en un bajo de lo que hoy es Otero Pedraio estábamos además de Cortegoso, Ana, la secretaria, un servidor, Santiaguito Lorenzo, que luego se establecería por su cuenta como Gráficas Lorenzo, Emilio Arán "Cuco", Suso Gómez que trabajaba en el Diario por las noches y estaba todo la tarde con nosotros, Buceta, que era el cuñado de Cortegoso, José Antonio Lebón "el mudo" y "El Batas" del que nunca supe su nombre y le llamábamos así porque todos usábamos "mono" de trabajo y él no. Como dije antes había mucho trabajo y por el taller pasaba casi toda la papelería comercial y publicitaria de Pontevedra.

Suso Gómez delante de la grapadora de la imprenta
Uno de los primeros libros que se imprimieron alli fue el de Remigio Nieto, una guia comercial sobre la ciudad de Pontevedra, patrocinado por los comerciantes de la Calle Manuel Quiroga y con unos impresionantes dibujos del autor sobre el casco histórico de nuestra ciudad. El libro/guía, hoy, es una auténtica joya ya que te permite, además de deleitarnos con sus maravillosos dibujos a plumilla, hacer un recorrido por la vida social y comercial de la Pontevedra de la década de los setenta.

Cortegoso ya hace un par de años que nos dejó y su taller que pudo haber sido uno de los referentes en el ramo de las Artes Gráficas de Pontevedra por diversas circunstancias que no vienen al caso se quedo en uno más de remendería como los muchos que había y hubo en esta ciudad. Grandes profesionales pasaron por allí y lo que pudo haber sido al final no se cumplió pero para un servidor siempre estarán en mis recuerdos los inicios un 2 de noviembre de 1976 en mi profesion en Artes Gráficas Pontevedra.

PINCHA EN EL ENLACE PARA VER EL LIBRO.



1 comentario:

  1. Que grandísimo artista Remigio Nieto! Que bueno el recuperarlo para las nuevas generaciones.

    ResponderEliminar